1. Inicio
  2. Sobre nosotros
  3. Fundación Wolters Kluwer

Noticias

La actividad judicial refleja el cambio de ciclo económico

30.09.2015 - La crisis económica dio lugar a un crecimiento desmesurado de los procedimientos judiciales más directamente relacionados con la realidad económica, como los mercantiles, sociales y algunos aspectos concretos de la civil. Ello dio lugar a una enorme cantidad de procedimientos de carácter concursal, extinciones de contratos de trabajo, procedimientos monitorios civiles y ejecuciones hipotecarias.

Sin embargo, desde finales de 2013, las cifras de esta clase de procesos comienzan a descender, tendiendo a su normalización, en una tendencia que se hace más acusada desde comienzos de 2015.

Así lo ha destacado el magistrado de la Audiencia Nacional y Director del Observatorio de la Justicia auspiciado por la Fundación Wolters Kluwer, Enrique López, en un acto organizado por dicha Fundación Wolters Kluwer y la Asociación de Informadores Jurídicos (ACIJUR).

En el mismo, Enrique López ha presentado el informe “Repercusión del cambio de ciclo económico en la actividad judicial”, que concluye que la "desaparición o el fin de los efectos más brutales de la crisis económica se ha evidenciado en el ámbito de la Justicia" con una disminución de los concursos de acreedores, los procedimientos por despido o las ejecuciones hipotecarias.

El estudio refleja un "severo impacto" en el volumen de procesos judiciales durante los "peores" años de la crisis económica cuando alcanzaron niveles "alarmantes". Sin embargo, desde 2013, se constata un cambio de tendencia a la baja en el número de litigios sobre expedientes de regulación de empleo, reclamaciones de cantidad en el ámbito laboral o procedimientos monitorios civiles.

Multiplicación del número de concursos

Según el informe, el número de concursos presentados ante los juzgados de lo Mercantil hasta comienzos de 2014, se multiplicó casi por siete, alcanzando a casi 11.000 en 2013. En el primer trimestre de 2015 estos procedimientos alcanzaron la cifra de 1.718.

Sin embargo, el número de magistrados dedicados a su resolución, tanto en primera como en segunda instancia, no se vio incrementado en el mismo período, señala el informe. Ello determinó un espectacular aumento de la carga de trabajo de los órganos judiciales en comparación con los datos que sirvieron para la definición de la planta necesaria en el momento de su creación como órganos judiciales especializados.

En cuanto al número de ERES tramitados por el art. 64 de la Ley Concursal, por su parte, pasaron de 1809 en 2012 a 1232 en 2014.

Despidos y reclamaciones de cantidad laborales

En el período 2007-2013 los despidos pasaron de los 66.249 a los 146.796 del último, con un pico de 147.404 en 2012. En 2014 estos procedimientos alcanzaron los 118.213, lo que supone una disminución del 19,47%, que en el primer trimestre de 2015 ya era del 16,2.

Las reclamaciones de cantidad, por su parte, pasaron de las 106.000 de 2007 a las 141.000 de 2013, con un pico de 183.000 en 2009. En 2014 ya descendieron a 132.000 y en el primer trimestre de 2015 reflejaban un ligero aumento del 2,7%, en promedio.

Todo ello provocó que los juzgados de lo social recibieran refuerzos en forma de jueces y personal de apoyo, que prácticamente duplicaron la planta judicial dedicada, fundamentalmente en las grandes capitales de provincia.

Procesos monitorios

El informe refleja que este tipo de procedimientos crecieron muy intensamente en el año 2008 (645.000), alcanzaron su techo en 2010 (895.000 asuntos), disminuyeron algo en 2013 (563.000) y vuelven a crecer en 2014 (657.000).

En 2015 llevaban una evolución ligeramente a la baja durante el primer trimestre.

Según los autores del informe, “al tratarse de un proceso simple y de bajo coste para el particular que lo inicia –no requiere la intervención de procurador ni de abogado—y al haberse familiarizado con esta figura los ciudadanos, es posible que no retorne a las cifras anteriores a 2007 en muchos años”, puesto que se trata de una figura procesal atractiva por su simplicidad y que difícil de dejar de utilizar, una vez que se haya consolidado su uso, porque hay conflictos que se mantienen al margen de la crisis.

Ejecuciones hipotecarias

Según el informe, el procedimiento español de ejecución hipotecario ha venido muy influido en este período por efecto de la jurisprudencia comunitaria, en especial por la sentencia C-415/11, Aziz, que determinó la posterior promulgación de la Ley 1/2013 y que posteriormente fué también afectada por la sentencia en el asunto C-69/14, Sánchez Morcillo, declaró la no adecuación de su regulación al sistema de igualdad de las partes en proceso.

En ese contexto, las ejecuciones hipotecarias pasaron de las casi 26.000 de 2007 a las casi 83.000 de 2013, con un pico de 93.600 en 2010. En 2014 disminuyeron a unas 81.000, cifra que continuó disminuyendo en el primer trimestre de 2015.

Otras causas de disminución de la litigiosidad

Además de la mejora de la situación económica, el estudio apunta otras causas de disminución de la litigiosidad, como la reducción de asuntos relacionados con la extranjería (probablemente a causa del retorno de muchos emigrantes a sus países de origen, como consecuencia de la crisis); también las tasas judiciales y la imposición de costas.

López ha mostrado también su apoyo a la digitalización de la administración de Justicia, porque constituye el futuro y va a representar un ahorro de tiempo, espacio y gestión.

Por último, ha abogado por alcanzar un "consenso político" para reorganizar la planta judicial.

At. Cliente: 902 250 500