Qué es el contrato 421

El contrato para la formación y el aprendizaje (CFYA) es una modalidad contractual que tiene por objetivo la cualificación profesional de trabajadores jóvenes, alternando una actividad laboral retribuida en una empresa con una actividad formativa, para favorecer su inserción laboral.

Se trata de un tipo de contrato con beneficios tanto para el trabajador, que obtiene un título acreditado y experiencia laboral al mismo tiempo; para la pyme, que se beneficia de una reducción de las cuotas a la Seguridad Social y en la bonificación de la formación recibida por el trabajador, y para el asesor, que ofrece un servicio de ahorro de costes salariales a sus clientes.

Leer más

Características del contrato 421

El contrato para la formación y el aprendizaje (CFYA) va dirigido a trabajadores de entre 16 y 30 años (y hasta 25 años cuando la tasa de desempleo esté por debajo del 15%) y sin cualificación profesional reconocida para el puesto a desempeñar por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo requerida para concertar un contrato en prácticas. Se podrán acoger a esta modalidad contractual los trabajadores que cursen formación profesional del sistema educativo.

El límite máximo de edad no será de aplicación cuando el contrato se concierte con personas con discapacidad ni con los colectivos en situación de exclusión social previstos en la Ley 44/2007, de 13 de diciembre, para la regulación del régimen de las empresas de inserción, en los casos en que sean contratados por parte de empresas de inserción que estén cualificadas y activas en el registro administrativo correspondiente.

  • La duración del contrato establecida en el Estatuto de los Trabajadores es de 1 año como mínimo prorrogable hasta 3, si bien el convenio colectivo puede establecer otras duraciones acorde con las necesidades organizativas de las empresas, cuya duración mínima será en todo caso de 6 meses y la máxima de 3 años.
  • Si el contrato se realiza por una duración inferior a la máxima legal, se puede prorrogar hasta dos veces por acuerdo entre las partes, pero cada prórroga no puede durar menos de 6 meses y la duración total de contrato jamás excederá de 3 años. Si el trabajador no acepta una prórroga ofrecida por la empresa, se considerará baja voluntaria, y por tanto, el trabajador no tendrá derecho a recibir la prestación por desempleo.
  • La duración será interrumpida en caso de situación de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, adopción o acogimiento, riesgo durante la lactancia y paternidad.
  • Se realiza a jornada completa, si bien el tiempo de trabajo efectivo no puede ser superior al 75% el primer año y al 85% el segundo y tercero de la jornada máxima prevista en el convenio colectivo o de la jornada máxima legal.
  • El resto del tiempo (el 25% el primer año y el 15% los dos siguientes) debe estar destinado a la actividad formativa.
  • El trabajador no puede realizar horas extras, salvo las realizadas para prevenir o reparar siniestros o daños extraordinarios, y tampoco puede realizar trabajo por turnos ni nocturnos.
  • El salario será el que indique el convenio colectivo para este tipo de contratos, que nunca podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en proporción al tiempo de trabajo efectivo. Es decir, como mínimo el salario a percibir en un contrato para la formación y el aprendizaje es del 75% del SMI durante el primer año y del 85% durante el segundo y el tercero.
  • El empresario y el trabajador pueden establecer un sueldo más elevado.
  • La actividad formativa debe ser impartida por un centro de formación acreditado por el Servicio Público de Empleo (SEPE).
  • La actividad formativa debe estar relacionada con la actividad laboral desempeñada por el trabajador en el puesto de trabajo que ocupe.
  • Antes de formalizar el contrato, se debe verificar que existe una actividad formativa relacionada con el puesto de trabajo y que se corresponde con un título de formación profesional de grado medio o superior o con un certificado de profesionalidad.
  • La empresa, directamente o por medio del centro de formación, debe presentar la correspondiente solicitud para la actividad formativa ante el Servicio Público de Empleo competente (Administración Laboral de la correspondiente Comunidad Autónoma) para que la autorice.
  • El Servicio Público de Empleo competente resolverá en el plazo de 1 mes, transcurrido el cual sin resolución se entenderá el silencio positivo y la solicitud estimada.
  • Para la tramitación del contrato para la formación y el aprendizaje se debe realizar una Solicitud de Autorización al Servicio Público de Empleo competente. La solicitud se resolverá en el plazo máximo de un mes.
  • Previamente, hay que verificar que existe una actividad formativa relacionada con el puesto de trabajo que se va a desempeñar, que se corresponda con un certificado de profesionalidad y que la persona a contratar cumpla los requisitos de acceso según el nivel del Certificado.
  • Los Centros de Formación acreditados por el Servicio Público de Empleo (SEPE) son los únicos que pueden impartir la actividad formativa vinculada al contrato para la formación y el aprendizaje con la correspondiente expedición de un certificado de profesionalidad para el trabajador.
  • Además, estos Centros de Formación pueden realizar todos los trámites relacionados con la autorización y gestión de los contratos para la formación y el aprendizaje.

Requisitos y obligaciones para la contratación

  • Tener entre 16 y 30 años (y hasta 25 años cuando la tasa de desempleo esté por debajo del 15%). No existe límite de edad cuando el contrato se concierta con personas con discapacidad ni en los supuestos de contratos celebrados con alumnos participantes en proyectos de empleo y formación ni con los colectivos en situación de exclusión social previstos en la Ley 44/2007, de 13 de diciembre, para la regulación del régimen de las empresas de inserción.
  • No tener cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo para poder concertar un contrato en prácticas en la ocupación para la que se le va a contratar.
  • Estar inscrito como demandante de empleo.
  • No haber desempeñado con anterioridad el puesto de trabajo para el que se le contrata, en la misma empresa, por un tiempo superior a 12 meses.
  • No haber sido contratado anteriormente para la misma ocupación por un periodo superior a 30 meses.
  • El contrato debe realizarse con trabajadores desempleados inscritos.
  • La empresa debe estar al corriente de los pagos a Hacienda y Seguridad Social.
  • El trabajador contratado no puede proceder de un contrato indefinido en otra empresa en los tres meses previos.
  • No celebrar un contrato con un trabajador que haya estado contratado de forma indefinida en la misma empresa en los 24 meses previos, o temporal en los 6 meses anteriores.

Estos requisitos son de obligado cumplimiento para que la empresa se bonifique las cuotas de la seguridad social del contrato 421.

  • Proporcionar al trabajador un puesto de trabajo efectivo relacionado con el perfil profesional del título de FP o del certificado de profesionalidad que va a obtener.
  • Verificar, antes de la formalización del contrato, que para ese trabajo efectivo existe una actividad formativa relacionada que se corresponde con un título de FP de grado medio o superior o con un certificado de profesionalidad.
  • Presentar, directamente o a través del centro de formación, la correspondiente solicitud para la actividad formativa ante el SEPEcompetente.
  • Garantizar las condiciones que permitan al trabajador la asistencia a los programas formativos determinados en el acuerdo para la actividad formativa anexo al contrato.
  • La persona titular de la empresa debe tutelar el desarrollo de la actividad laboral, ya sea asumiendo personalmente dicha función, cuando desarrolle su actividad profesional en la empresa, ya sea designando, entre su plantilla, a una persona que ejerza la tutoría; siempre que, en ambos casos, la misma posea la cualificación o experiencia profesional adecuada.
  • La persona que ejerza la tutoría en la empresa será responsable del seguimiento del acuerdo para la actividad formativa anexo al contrato, de la coordinación de la actividad laboral con la actividad formativa, y de la comunicación con el centro de formación; además, deberá elaborar, al finalizar la actividad laboral de la persona trabajadora, un informe sobre el desempeño del puesto de trabajo.
  • La empresa debe informar a la representación legal de los trabajadores sobre los acuerdos suscritos.
  • La persona trabajadora contratada para la formación y el aprendizaje está obligada a prestar el trabajo efectivo y a participar de manera efectiva en la actividad formativa relacionada.
  • Las faltas de puntualidad o de asistencia no justificadas de la persona trabajadora a las actividades formativas podrán ser calificadas como faltas al trabajo a los efectos legales oportunos.

Beneficios del contrato para la formación y el aprendizaje

Asesor

  • Servicio de valor para sus clientes.
  • Ahorro de costes para sus clientes.
  • Reputación e imagen corporativa, al incentivar una modalidad de contrato que facilita el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo.

Pyme

  • Reducción de las cuotas empresariales a la Seguridad Social:
    • Del 100% en empresas con menos de 250 trabajadores
    • Del 75% en empresas con más de 250 trabajadores.
  • Bonificación de transformación en indefinidos durante 3 años:
    • 1.500 euros/año, si es un hombre
    • 1.800 euros/año, si es una mujer
  • Sin límite en el número de CFYA, la empresa puede realizar tantos como desee.
  • Formación teórica bonificada
  • Nueva bonificación por tutorización, de entre 60 y 80 euros.

Trabajador

  • Obtiene un Título de Certificado de Profesionalidad.
  • Adquiere experiencia profesional.
  • Incorporación al mercado laboral.
  • Cobertura social completa.
  • Derecho a la prestación por desempleo.

El Contrato 421, una oportunidad para el despacho profesional

Javier Caballero, asesor de Seconta SL, comenta las ventajas que supone para el despacho profesional la gestión del contrato para la formación y el aprendizaje, también conocido como contrato 421, por el valor añadido que el asesor ofrece a sus clientes al tratarse de una modalidad contractual con coste cero a la Seguridad Social que contribuye a la inserción laboral de los jóvenes.

Solución Laboral

Wolters Kluwer, especialista en el desarrollo de soluciones laborales para despachos profesionales y empresas, facilita la gestión del contrato para la formación y el aprendizaje con la solución de gestión de nóminas y personal a3ASESOR | nom

Nuestra solución incorporará la prestación Gestión Contratos de Formación, que se integrará con las plataformas de gestión de los Centros de Formación acreditados por el SEPE con los que Wolters Kluwer colabora.

Gracias a esta integración, Wolters Kluwer garantiza al asesor una gestión ágil, automática y en tiempo real de los contratos para la formación y el aprendizaje de sus clientes, ahorrándole tiempo y errores.

Leer más Más información
video
*Campos obligatorios
Conozco y acepto las condiciones de la Política de Privacidad

Excelencia

Solo los Centros de Formación acreditados por el Servicio Público de Empleo pueden impartir la actividad formativa vinculada al contrato para la formación y el aprendizaje con la correspondiente expedición de un certificado de profesionalidad para el trabajador. Wolters Kluwer colabora con un grupo de Centros de Formación acreditados por el Servicio Público de Empleo (SEPE).

Con esta colaboración, Wolters Kluwer garantiza la excelencia en la tramitación y gestión de los contratos para la formación y el aprendizaje, así como la oferta de acciones formativas de máxima calidad, apoyando esta iniciativa con la que empresas y despachos contribuyen a la formación, capacitación e inserción laboral de jóvenes fomentando así la dinamización del entorno sociolaboral y económico del país.

Ve centros homologados

Preguntas frecuentes (FAQS)

Los certificados de profesionalidad, regulados por el Real Decreto 34/2008, de 18 de enero, son el instrumento de acreditación oficial de las cualificaciones profesionales del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales en el ámbito de la administración laboral.

Estos certificados acreditan el conjunto de competencias profesionales que capacitan para el desarrollo de una actividad laboral identificable en el sistema productivo sin que ella constituya regulación del ejercicio profesional.

Respecto a la formación anterior de los contratos para la formación y el aprendizaje, los certificados de profesionalidad tienen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y son expedidos por el Servicio Público de Empleo (SEPE) y los órganos competentes de las Comunidades Autónomas.

No, no hay limitación de número máximo de contratos de formación y aprendizaje. La empresa puede realizar tantos contratos de formación y aprendizaje como necesite, y un trabajador puede volver a ser contratado para la formación y el aprendizaje si lo hace en una actividad laboral distinta.

La respuesta es afirmativa, puesto que si no se realizan las tutorías presenciales ni los exámenes no se podrá obtener la acreditación del certificado de profesionalidad. A su vez, la no asistencia a las pruebas presenciales es una falta laboral, ya que entre las obligaciones del trabajador contratado en formación y aprendizaje está la realización de la formación, y puesto que las tutorías y los exámenes están dentro de la formación del propio certificado de profesionalidad por el que se formaliza el contrato, la no asistencia podrá ser sancionada por parte de la empresa del mismo modo que si el empleado no hubiera asistido a su puesto de trabajo.

No. El contrato de formación siempre tiene que ser a tiempo completo. No sería aplicable la media jornada, según establece el artículo 12.2 del Estatuto de los Trabajadores.

Se podría mantener con el mismo contrato, no le afecta. Lo importante es que el alta inicial se realice antes de que cumpla los 30 años, y se podrá mantener hasta 3 años sin importar que los cumpla. Siempre y cuando no haya una baja y posterior alta, una vez cumplidos los 30 años.

No, pero si la empresa realiza una nueva contratación bajo esta misma modalidad contractual no podrá bonificar los Seguros Sociales del trabajador.

La modalidad contractual que mejor se ajusta a dicha situación sería el contrato en interinidad, el cual se extinguirá una vez se reincorpore el trabajador de su situación de IT. Dicho contrato de interinidad podrá ser a jornada completa o a tiempo parcial, según las necesidades de la empresa.

Dos veces, sin que la duración de la prórroga pueda ser inferior a seis meses.

Debe realizar la formación dentro del horario laboral.

Déjanos tus datos y te mostraremos las ventajas de automatizar el contrato de formación la solución de gestión laboral a3ASESOR | nom

*Campos obligatorios
Conozco y acepto las condiciones de la Política de Privacidad

Déjanos tus datos y te informaremos sobre los beneficios que tiene este contrato como trabajador.

*Campos obligatorios
Conozco y acepto las condiciones de la Política de Privacidad

Déjanos tus datos y te informaremos cómo el contrato para la formación puede hacer más eficiente tu empresa.

*Campos obligatorios
Conozco y acepto las condiciones de la Política de Privacidad
Wolters Kluwer
Aviso legal Política privacidad Política de cookies