1. Inicio
  2. Sobre nosotros
  3. Wolters Kluwer España
  4. Sala de prensa

Noticias

Lesmes: “Lo más importante para modernizar la Justicia son los jueces”

  • La Fundación Wolters Kluwer presentó ayer el Informe 2020 del Observatorio de la Actividad de la Justicia con propuestas concretas para mejorar la congestión de los tribunales.

18 de noviembre de 2020.- La Fundacion Wolters Kluwer presentó ayer el Informe 2020 del Observatorio de la Actividad de la Justicia en un acto moderado por la presidenta de la Fundación, Cristina Sancho y clausurado por el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, en el que intervinieron los miembros del Observatorio Miguel Pasqual del Riquelme, presidente del Tribunal de Justicia de Murcia, Juan Mora-Sanguinetti, abogado y economista del Banco de España-Eurosistema, y Cristina Retana, directora de Innovación y Contenidos de Wolters Kluwer España Legal & Regulatory y miembro del Patronato de la Fundación.

Lesmes reclamó en su intervención la modernización de la Justicia, destacando el perjuicio que para la Economía española supone la inmovilización de más de 4.000 millones de euros de asuntos pendientes de resolución. Además, tras reconocer la necesidad de una mayor inversión y dotación al sistema de recursos tecnológicos, dijo que “lo más importante, el capital humano, ya lo tenemos: son nuestros jueces. Es una enorme ventaja contar con miembros de la carrera judicial plenamente comprometidos con la independencia judicial y con la defensa de los derechos y libertades de todos los ciudadanos. Su ardua labor, su esfuerzo y su compromiso están fuera de toda duda y son una garantía de mejora constante”, concluyó.

Propuestas concretas de mejora

Cristina Retana detalló cómo se ha utilizado en el Informe del Observatorio la Inteligencia Artificial aplicada al análisis de los ingentes volúmenes de datos extraídos de la estadística judicial, y apuntó como solución al colapso de la Justicia a la necesidad de incrementar la frecuencia con la que se actualiza la estadística judicial, lo que redundaría en una mejora en la toma de decisiones basadas en el análisis de datos. “Si los datos son más recientes se puede ver la situación en tiempo real y tomar decisiones mejor informadas. Ahora la toma de datos es anual; esa cadencia no facilita predecir dónde va a haber una congestión mayor y qué órganos concretos van a necesitar asistencia de recursos más liberados”, concluyó.

Miguel Pasqual del Riquelme planteó la crisis por Covid-19 como una oportunidad de mejora y reclamó para la Justicia una visión menos jurídica y más gerencial, apoyada en la adquisición de capacidades de liderazgo y de adaptación al cambio. En relación con la falta de agilidad de la Justicia declaró que “el sistema de recursos no da respuesta en tiempos útiles para la Economía y la sociedad” y propuso “trabajar intensamente en la creación de estructuras orgánicas que propicien la actuación colegiada y la unificación de criterios a través de los tribunales de instancia, preservando los necesarios márgenes de libertad para sus titulares”.

El presidente del TS de Murcia recomendó la implantación de sistemas que permitan la detección precoz de bolsas de litigiosidad, tipo “pleito testigo” como en la jurisdicción contenciosa, o “pleitos sonda” a los que dar una tramitación preferente para que sirvan de ejemplo. Además de las soluciones clásicas (reformas procesales, inversión, automatización, uso masivo de las nuevas tecnologías, oficina judicial, etc.), Pasqual del Riquelme propuso “atacar tres grandes paradigmas: encontrar alternativas a la Justicia formal, incrementar los niveles de previsibilidad/predictibilidad y afrontar la modernización con un enfoque más gerencial”.

Juan S. Mora-Sanguinetti, por su parte, que hablaba en su propio nombre y no como portavoz del Banco de España, explicó el impacto del buen o mal funcionamiento de la Justicia en la Economía y la competitividad de las empresas. “La mayor diferencia entre las economías desarrolladas y las de los países en desarrollo es su sistema judicial y la calidad de su Justicia”, lo que se refleja en la calidad de la contratación, el respeto por los derechos de propiedad y la prevención de los abusos. “El impacto de la Justicia en la Economía es real, es medible, y hay datos contrastados a nivel internacional”, señaló. Como ejemplos concretos apuntó al mercado de crédito, el crecimiento empresarial y el mercado de la vivienda.

Mora-Sanguinetti hizo referencia a la tecnificación y a los mecanismos alternativos de resolución de conflictos como soluciones a la congestión judicial, basándose en datos de la OCDE que muestran que “cuando los sistemas judiciales están más tecnificados - para jueces y ciudadanos - la productividad de los jueces aumenta y la congestión baja. Permite desarrollar mejores técnicas de gestión y mejores estadísticas que redundan en un mejor cribaje de casos problemáticos y largos, que requieren atención temprana”.

Para más información, el Informe 2020 del Observatorio de la Actividad de la Justicia puede descargarse gratuitamente en https://bit.ly/369lz9w

At. Cliente: 91 602 01 82